Publicaciones
Parque Nacional Cahuita – Adaptación al Cambio Climático
El cambio climático, una dura realidad para el pueblo de Cahuita, Costa Rica.
  • save_as.php?id="53"

  • save_as.php?id="54"

  • save_as.php?id="55"

  • save_as.php?id="56"

  • save_as.php?id="57"

  • save_as.php?id="58"

  • save_as.php?id="59"

  • save_as.php?id="60"

 

 

“Antes, cuando salíamos en lancha a pescar, volvíamos una o dos horas más tarde con 50 kg de pescado. De las ganancias podía alimentar a mi familia e incluso comprar esta casa.” Dice Don Juan Francisco Saballo.

 

La casa que una vez fue todo su orgullo, se encuentra hoy a la venta y en muy mal estado. Urge una reparación del techo, pero el pescador de 60 años de edad no tiene el dinero para hacerlo. Si hoy en día todavía dependería de la pesca, su familia ya habría muerto del hambre. El agua del mar se ha calentado demasiado y el oleaje está mucho más fuerte, comentan los pobladores costeros. Los arrecifes de coral que protegían la playa ya sucumbieron ante el cambio climático y otros desastres naturales. Los peces migraron hacia el norte. Y los pocos ingresos que el señor Saballo genera con su pequeño negocio de turismo no alcanzan para mantener y cuidar su casa. Por esto, él les seguirá a los peces rumbo al norte y se mudará a Puerto Limón.

 

Su hijo José no se mudará al norte, ¡él se queda! Tiene 38 años de edad y es funcionario del Parque Nacional Cahuita. Su área de trabajo cuenta con 1.102 hectáreas de tierra 23.290 hectáreas de mar. Según él, es el lugar de trabajo más bello sobre la tierra. Sus ojos brillan al decirlo.

 

José Saballo y 18 de sus compañeros se encargan de la vigilancia del parque nacional. Al recorrer el sendero para visitantes una y otra vez se topa con trozos de coral muerto que el mar arroja a la costa. Los recoge y deposita en sitios de colecta a lo largo del sendero. Con el tiempo se han formado montículos de coral blanco de dos metros de altura, como monumentos exhortatorios se podría decir.

 

En los últimos 20 años se ha experimentado una pérdida irrevocable del 40% de los corales vivos. Sin contar con una barrera protectora, las olas llegan a la costa con mayor fuerza llevándose la arena de las playas y árboles con sus raíces. La erosión de la costa y la sedimentación son de los mayores problemas en la zona de Cahuita…

 

 

Descargar el artículo (versión en español)

 

Descargar el artículo (versión en alemán)

 

 

Para mayor información, por favor contactarnos por medio de info@biomarcc.org.